martes, 27 de marzo de 2018

Dése una habitación de respiración


Thich Nhat Hanh explica por qué es importante tener un espacio sagrado en su hogar.

Por Thich Nhat Hanh 16 de marzo de 2018
Tomado de: https://tricycle.org/trikedaily/thich-nhat-hanh-breathing-room

Cada hogar, sin importar cuán pequeño sea, puede tener un espacio para respirar. Podemos tener una habitación para todo lo demás -un baño, un dormitorio, una sala de estar-, pero la mayoría de nosotros no tenemos espacio para nuestra propia respiración y paz mental. Si vive en un estudio de una habitación, o si no tiene suficiente espacio para apartar una habitación entera, puede crear un espacio para respirar o un rincón de respiración.

Tu cuarto de respiración es un lugar sagrado. No necesitas muebles, tal vez solo un cojín o dos, y tal vez un altar o una mesa con flores frescas. Si lo desea, puede tener una campana para ayudarte con la práctica de detenerse y respirar conscientemente.

Piensa cuidadosamente sobre la configuración de esta habitación o esquina. Lo mucho que disfrutamos estando en cierto lugar depende mucho de la energía que se genera dentro de él. Una habitación puede estar bien decorada, pero se siente fría y antipática; otra puede carecer de color y muebles, pero se puede sentir sencilla, amplia y cómoda. Si vives con otras personas, deben diseñar y decorar este espacio juntas, tal vez con flores, guijarros o fotografías. No pongas mucho en la habitación. Los elementos más importantes son un lugar para sentarse y una sensación de paz.

Es necesario que haya un acuerdo por adelantado de que todos respeten el área de respiración. Una vez que estás en el cuarto de respiración o en el rincón de respiración, nadie puede gritarse más. Tienes inmunidad. Cuando escuche a los miembros de su familia en el cuarto de respiración, puede apoyarlos bajando tu propia voz, o puede unirte a ellos. Si estás muy molesto, puedes restaurar tu claridad yendo al cuarto de respiración.

Cuando te sientas incómodo, triste o enojado, puedes entrar al cuarto de respiración, cerrar la puerta, sentarte, invitar al sonido de la campana, en la tradición zen, no decimos que tocamos o tocamos la campana, en cambio, "invitamos" a la campana con el "invitador" (generalmente un palo de madera) y practicamos la respiración con atención. Cuando respira así durante 10 o 15 minutos, comienza a sentirse mejor. Sin esa habitación, es posible que no te permitas tomar un descanso, incluso en tu propia casa. Puede estar inquieto, enojado con los demás o triste. Si pasa incluso unos minutos en tu sala de respirar, puede aliviar tu sufrimiento y comprender mejor la fuente de tu incomodidad.

Haciendo un altar

En tu cuarto de respirar o esquina de respirar, considere hacer un altar. En el altar de mi ermita en Francia hay imágenes de Buda y Jesús, y cada vez que enciendo incienso, estoy en contacto con ambos como mis antepasados espirituales. Cuando tocas a alguien que representa auténticamente una tradición, tocas no solo su tradición, sino también la tuya.

En el este de Asia, cada hogar tiene un altar familiar. Cada vez que hay un evento importante en la familia, como el nacimiento de un niño, ofrecemos incienso y anunciamos la noticia a nuestros antepasados. Si nuestro hijo está a punto de ir a la universidad, hacemos una oferta y anunciamos que mañana nuestro hijo se irá a la universidad. Cuando volvemos a casa después de un largo viaje, lo primero que hacemos es ofrecer incienso a nuestros antepasados y anunciar que estamos en casa.

Poner fotos de nuestros antepasados consanguíneos y espirituales en nuestros altares nos ayuda a sentirnos enraizados. Si podemos encontrar formas de apreciar y desarrollar nuestra herencia espiritual, nos sentiremos más completos. Aprender a tocar profundamente las joyas de nuestra propia tradición nos permite comprender y apreciar los valores de otras tradiciones, y esto beneficia a todos.

En tu altar puede colocar una campana, o un sostenedor de incienso, una estatua pequeña, una o dos velas, flores o una pequeña roca. Cualquier cosa que se sienta importante para ti puede estar allí. Es importante que cada persona que vive en tu casa sienta una conexión con el altar. Si quisieran agregar algo, podrían dar un paseo por la naturaleza y regresar con algo que les represente belleza, solidez o bondad, tal vez una piedra, una hoja, una piña o una flor.

Si hay algunas palabras que te ayudan a conectarte a tierra, puedes agregarlas al altar también. Algunas personas escriben las palabras de la meditación de la respiración [las practicadas en el centro de meditación de la Villa Ciruela de Thich Nhat Hanh]:
Adentro, afuera.
Profundo, lento
Calma, tranquilidad.
Sonríe, suelta.
Momento Presente, Momento Maravilloso.

Puede disfrutar escribiendo otras palabras clave que se quedarán con usted fácilmente y le recuerdan respirar atentamente durante todo el día.

Colocar objetos en un altar no significa que nos inclinemos o adoremos estas cosas. Por ejemplo, colocar una estatua de Buda en el altar es un recordatorio de nuestra propia capacidad de ser conscientes, despiertos, amorosos y aceptores. Crear y mantener un altar en el hogar es una forma de respetar el mundo que nos rodea, nuestros antepasados y el mundo natural, y recordarnos que todo lo que amamos y respetamos también está dentro de nosotros.

miércoles, 31 de mayo de 2017

Cuento Zen Nº 49 de Mariano Merino: La pregunta


¿Por qué esa necesidad de vivir y estar agrupados?

Otro cuento Zen del libro: CUENTOS ZEN PARA LA VIDA DIARIA Y LOS NEGOCIOS de MARIANO MERINO. Esta vez fue el Nº 49, el aprendiz hace una pregunta crucial sobre el comportamiento de los seres humanos.

lunes, 29 de mayo de 2017

Cuento Zen Nº 47 de Mariano Merino

Insomnio

Un cuento Zen del libro de Mariano Merino, CUENTOS ZEN PARA LA VIDA DIARIA Y LOS NEGOCIOS.  Este es el Nº 47.

El aprendiz está muy cansando, no pudo dormir bien bien, el insomnio lo mortificaba y no logró conciliar un sueño reparador. Va a consultar al Maestro... bueno sigue leyéndolo tú:


sábado, 6 de mayo de 2017

DIECISÉIS EJERCICIOS DE RESPIRACIÓN del Maestro Thich Nhat Hanh

LOS DIECISÉIS EJERCICIOS DE RESPIRACIÓN


La enseñanza de la respiración consciente procede directamente de Buda. Los dieciséis ejercicios de respiración consciente son prácticas para cuidar el cuerpo, los sentimientos, la mente -las formaciones mentales- y los objetos de la mente -nuestras percepciones-.

Estas enseñanzas son útiles para la práctica diaria y muy provechosas para hacer frente a los sentimientos dolorosos. En cualquier momento en que suframos y sintamos que no podemos soportarlo y no sepamos qué hacer, podemos recurrir a estos dieciséis ejercicios (Sutra de la plena consciencia de la respiración)

PRIMER EJERCICIO:
Consiste en reconocer la inspiración como inspiración y la espiración como espiración

Al inspirar, sé que estoy inspirando
Al espirar, sé que estoy espirando

SEGUNDO EJERCICIO:
Consiste en seguir todo el proceso de inspiración y espiración.

Al inspirar, sigo la inspiración desde el principio hasta el final.
Al espirar, sigo la espiración desde el principio hasta el final

TERCER EJERCICIO:
Vuelve a llevar la mente al cuerpo.

Al inspirar, soy consciente de todo mi cuerpo.
Al espirar, soy consciente de todo mi cuerpo

CUARTO EJERCICIO:
Sirve para liberar la tensión del cuerpo

Al inspirar, calmo mi cuerpo.
Al espirar, calmo mi cuerpo

QUINTO EJERCICIO:
Consiste en generar la energía de la alegría.

Al inspirar, siento alegría.
Al espirar, siento alegría

SEXTO EJERCICIO: 
Consiste en producir un sentimiento de felicidad.

Al inspirar, me siento feliz.
Al espirar, me siento feliz

SÉPTIMO EJERCICIO: 
Consiste en hacer frente a las emociones y sentimientos dolorosos que se han manifestado en nosotros.

Al inspirar, soy consciente de mis formaciones mentales.
Al espirar, soy consciente de mis formaciones mentales.

OCTAVO EJERCICIO: 
Consiste en liberar la tensión y calmar el sentimiento.

Al inspirar, calmo mis formaciones mentales.
Al espirar, calmo mis formaciones mentales

NOVENO EJERCICIO:
Consiste en ser conscientes de la mente y reconocer su estado, al igual que en el tercero, éramos conscientes del cuerpo y en el séptimo, de los sentimientos.

Al inspirar, soy consciente de mi mente.
Al espirar, soy consciente de mi mente

DÉCIMO EJERCICIO:
consiste en alegrar la mente.

Al inspirar, hago feliz a mi mente.
Al espirar, hago feliz a mi mente.

UNDÉCIMO EJERCICIO:
Es llevar la concentración a la mente para lograr discernimiento.

Al inspirar, concentro la mente.
Al espirar, concentro la mente.

DUODÉCIMO EJERCICIO:
Consiste en liberar la mente.

Al inspirar, libero la mente.
Al espirar, libero la mente.

DECIMOTERCER EJERCICIO:
Consiste en contemplar la impermanencia.

Al inspirar, observo la naturaleza impermanente de todos los dharmas.
Al espirar, observo la naturaleza impermanente de todos los dharmas.

DECIMOCUARTO EJERCICIO: 
Consiste en contemplar el no deseo, el no anhelo.

Al inspirar, observo la desaparición del deseo.
Al espirar, observo la desaparición del deseo.

DECIMOQUINTO EJERCICIO:
Es contemplar la cesación (Cesación significa nirvana, la extinción de todas las ideas, la verdadera realidad en si misma).

Al inspirar, observo la cesación.
Al espirar, observo la cesación.

DECIMOSEXTO EJERCICIO:
Es contemplar el nirvana, la extinción.

Al inspirar, observo el soltar.
Al espirar, observo el soltar.

“El nirvana no es un lugar al que ir o algo que exista en el futuro, sino que es la naturaleza de la realidad tal como es. El nirvana está disponible en el aquí y el ahora”.

Thich Nhat Hanh (El arte de cuidar a tu niño interior: Reencontrarse con uno mismo).

Un Cuento Zen de Mariano Merino: La Pena

Cuento Zen Nº 35 de Mariano Merino

Con ustedes una nueva historieta basada en el libro de Mariano Merino, CUENTOS ZEN PARA LA VIDA DIARIA Y LOS NEGOCIOS. Este es el cuento Nº 35, donde el aprendiz amaneció con una pena, como a muchos le habrá pasado, y va a consultar al Maestro... lean que le responde


Si deseas verlo en mayor tamaño oprime el botón en la esquina inferior derecha con esta forma:

miércoles, 3 de mayo de 2017

Un cuento Zen de Mariano Merino: La Caminata

Me encantan los micro-cuentos de Mariano Merino, este en particular toca algo que me gusta hacer y he dejado de hacer, salir de excursión.

En esta historia el aprendiz y su maestro salen en una excursión, vean lo que sucede...



En la esquina inferior derecha hay unos controles para controlar la caricatura: puedes poner la caricatura grande, o si te animas a crear tus propias historias, el de símbolo < > es para que te de el código de inserción para que lo puedas incluir en tu Blog.

martes, 2 de mayo de 2017

Un cuento Zen de Mariano Merino: La Envidia

Cuento Zen Nº 33

Les presento otro cuento Zen de Mariano Merino, de su libro CUENTOS ZEN PARA LA VIDA DIARIA Y LOS NEGOCIOS, luego de llevarlo a caricatura usando el programa en linea de Pixton.com.

E esta historia el aprendiz pide que le explique sobre lo que es La Envidia 
Si deseas
Si deseas verlo en mayor tamaño oprime el boton en la esquina inferior derecha con esta forma: